años

Bioquímica, conciencia y tecnología

Noticias para Profesionales

Advierten sobre la inminente llegada del virus Zika

Los mismos mosquitos que transmiten el dengue, la fiebre amarilla y la fiebre chikungunya también pueden diseminar un virus de origen africano que ya llegó al continente americano: el virus Zika.

virus zika

La advertencia fue realizada por científicos argentinos, quienes resaltaron la importancia de sostener medidas para contener la proliferación del insecto vector.

El alerta creció, sobre todo en Chile, cuando a comienzos del año pasado se produjo un brote en la Isla de Pascua, por lo que el Ministerio de Salud de ese país extremó la vigilancia sobre aquellos turistas de Chile continental que pudieran presentar síntomas a su regreso.

Lo peligroso de la Isla de Pascua es que representó el primer caso de infecciones autóctonas en América. “Esto implica que el virus pasó de un viajero infectado a habitantes locales”, explicó el Dr. Luis Alberto Quesada Allué, jefe del Laboratorio de Bioquímica y Biología Molecular del Desarrollo del Instituto ‘Dr. Luis Federico Leloir’ e investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET).

Los principales transmisores del virus son los mosquitos Aedes aegypti y Ae. albopictus. “Estos vectores están distribuidos en varios países del mundo, incluida Argentina”, advirtió Quesada.
El primer brote de fiebre Zika fuera de África o Asia se registró entre abril y julio de 2007 en la Isla de Yap, en Micronesia, donde se confirmaron 108 casos y hubo otros 72 sospechosos, aunque sin víctimas fatales. A fines de 2013 se inició otro brote en la Polinesia Francesa y en Nueva Caledonia (perteneciente a Nueva Zelanda), y para febrero de 2014 se estimaba en casi 30.000 el número de afectados.

Se considera que el virus Zika produce una enfermedad similar al dengue, pero de carácter más leve y con signos y síntomas que duran de dos a siete días. Los pacientes suelen manifestar fiebre, conjuntivitis, dolores en pequeñas articulaciones y manchas rojas en la cara y el resto del cuerpo.

Sin embargo, en el brote más reciente en la Polinesia, “se han descrito complicaciones graves, fundamentalmente neurológicas, cardiacas y autoinmunes”, señaló el Dr. Antonio Montero, director científico del Centro de Medicina Tropical y Enfermedades Infecciosas Emergentes de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Rosario (UNR).

Una preocupación adicional es que los científicos piensan que también podría transmitirse por vía sexual. En 2011, la revista Emerging Infectious Diseases describió que un científico de Estados Unidos le había “pasado” el virus a su esposa después de haberse infectado durante una estadía temporal en Senegal, en 2008.

“Si el virus ha llegado a otros países a través de viajeros, lo mismo podría llegar a suceder en Argentina”, indicó Quesada.

Para evitar que aumente su distribución, las medidas apropiadas podrían incluir el control y eventual fumigación de los transportes procedentes de áreas donde la enfermedad es prevalente. “Pero además es necesario mejorar las condiciones de vida y vivienda de la población, que cuando son precarias crean condiciones donde proliferan los mosquitos”, afirmó Montero.

Fuente: Reporte Epidemiológico de Córdoba

volver

Listado de Obras Sociales Vigentes