años

Bioquímica, conciencia y tecnología

Noticias para Profesionales

Prevención de la Fiebre Chikunguña y Dengue

La fiebre chikunguña, junto con el dengue, la fiebre amarilla y la encefalitis de San Luis, constituyen un grupo de enfermedades causadas por virus transmitidos por artrópodos (arbovirus). Estas enfermedades tienen el mismo mecanismo de transmisión y características clínicas, y comparten acciones de control, por lo que su vigilancia se realiza de manera integrada.
En Argentina, desde la reemergencia del dengue en el año 1998, se ha registrado con mayor frecuencia el inicio de circulación autóctona del virus dengue a partir de los meses de enero y febrero de cada año.
En el transcurso del 2015 aún no se ha registrado circulación autóctona por dengue o chikunguña, aunque esta situación es dinámica y requiere del monitoreo epidemiológico permanente.

fiebre chikunguña

¿Qué es?

Es una enfermedad viral transmitida al ser humano por el mismo mosquito que trasmite el dengue, el Aedes aegypti, y por el Aedes albopictus, otro tipo de mosquito poco frecuente en nuestro país (en los últimos años se han encontrado algunos ejemplares en la provincia de Misiones, en las regiones selváticas).

El nombre chikunguña deriva de una palabra en idioma makonde del grupo étnico que vive en el sudeste de Tanzania y el norte de Mozambique que significa “aquel que se encorva” o “retorcido”, que describe la apariencia inclinada de las personas que sufren la enfermedad, por los dolores articulares que la caracterizan.

Puede afectar a personas de cualquier edad: bebés, niños, jóvenes, adultos y ancianos.

Los grupos de riesgo de generar cuadros más graves son:

  • Los recién nacidos de madres afectadas por chikunguña una semana antes o durante el parto;
  • Los niños menores de 1 año;
  • Los adultos mayores de 65 años;
  • Las personas con diabetes, hipertensión, insuficiencia renal crónica, enfermedades cardiovasculares, VIH-SIDA, tuberculosis o neoplasias.

sintomas chikunguña

¿Cómo se transmite?

Esta infección se transmite a través de la picadura de mosquitos de las especies Aedes aegypti y Aedes albopictus que se infectan luego de haber picado a una persona que padece la enfermedad. También las mujeres embarazadas que se enferman en el período próximo al parto pueden transmitir la infección al bebé en el momento del nacimiento.

Es importante promover la consulta a un establecimiento de salud ante la aparición de estos síntomas, particularmente en personas provenientes de áreas que presenten actualmente circulación de dengue o chikunguña (ver “Situación regional y nacional”).
Esta información registrada en los servicios de salud es el insumo para el Sistema Nacional de Vigilancia de la Salud (SNVS).

¿Puede ser grave la Fiebre Chikunguña?

En los niños y jóvenes la fiebre chikunguña usualmente se resuelve en pocos días y las personas se integran sus actividades cotidianas. En os adultos los dolores pueden continuar por algunas semanas e incluso años. Es la fase crónica de la enfermedad, con manifestaciones recurrentes de dolores articulares que afectan la calidad de vida de las personas.

En casos excepcionales pueden aparecer formas atípicas y severas de la enfermedad, especialmente en los grupos de riesgo mencionados anteriormente. En estas personas es fundamental el seguimiento médico estricto. Las personas que viven solas y sobre todo ancianos que viven solos deben tener el apoyo de un familiar.

Medidas Preventivas

Al igual que en el caso del dengue, las medidas preventivas implican dos ejes:

1) Evitar los criaderos de mosquitos dentro y fuera de las viviendas y/o en baldíos

2) Evitar las picaduras de mosquitos

¿Dónde se cría el Aedes aegypti?

El mosquito que transmite el dengue y la fiebre chikunguña vive en nuestras casas y en sus alrededores.

El Aedes aegypti puede colocar sus huevos en cualquier recipiente que acumule agua quieta y limpia dentro de las casas y en patios, jardines, balcones, terrazas, etc.

Las botellas, floreros, tachos, baldes, palanganas, bebederos de animales, tanques de agua, porta-macetas, lonas o bolsas arrugadas, pueden ser potenciales criaderos.

Dado que la presencia de estos mosquitos es una condición para que estas enfermedades circulen en una población, una gran cantidad de mosquitos aumenta el riesgo de diseminar estas patologías en toda la comunidad.

10 Claves para prevenir el Dengue y la Fiebre Chikunguña

La mejor forma de prevenir el dengue y la fiebre chikunguña es eliminar del ámbito  hogareño y público todos los criaderos de mosquitos, es decir, odos los recipientes capaces de contener agua. En caso de no poder ser eliminados, es necesario darles un manejo ambiental adecuado.

Las latas, botellas, neumáticos, trozos de plástico y lona y bidones cortados que acumulen agua deben ser eliminados. Si estos no pueden eliminarse porque se usan permanentemente, debe evitarse que acumulen agua dándolos vuelta, tapándolos (baldes, palanganas, tambores) o vaciándolos permanentemente (porta macetas, bebederos).

El gobierno local es responsable del ordenamiento ambiental del municipio. Entre otras cosas, esto implica la erradicación de las fuentes de acumulación de chatarra y eliminación de inservibles, el cuidado en la gestión de aguas superficiales y la identificación de aquellos espacios privados sobre los cuales sea posible ejercer actividades de control.

1. Gestionar el cuidado de la salud ambiental de: escuelas, hospitales y centros de salud, terminales de transporte público, talleres ferroviarios, playones de vehículos incautados por la justicia y en custodia policial, cementerios, cárceles, plazas, clubes deportivos, balnearios y de todo otro espacio común cuyo mantenimiento resulte de impacto local.

2. Garantizar una frecuencia de recolección, transporte y disposición final de los residuos sólidos adecuada para combatir la proliferación del vector, y evitar que vuelvan al circuito doméstico.

3. Compactar los residuos y la posterior cobertura, vigilancia y señalética adecuada.

4. Erradicar los basurales a cielo abierto cercanos a viviendas e instalar redes de agua corriente.

5. Promover alianzas estratégicas con grupos o empresas dedicadas a tratamientos, reciclado o eliminación de residuos.

6. Evaluar la pertinencia de la fumigación ya que sólo es recomendable en momentos de emergencia y no es suficiente para eliminar el mosquito.

7. Fortalecer los espacios de participación comunitaria para facilitar el acceso de la información preventiva a la población.

8. Elaborar una estrategia de comunicación hacia la comunidad con información concisa, clara y oportuna sobre las características de esta enfermedad nueva, qué hacer ante síntomas de alerta y cuáles son las pautas preventivas para eliminar los criaderos de mosquitos dentro y fuera de las viviendas y evitar las picaduras de mosquitos.

9. Incorporar y actualizar los datos epidemiológicos en las salas de situación de salud local para una mejor estimación de los casos y seguimiento de los casos en los grupos de riesgo.

10. Reforzar la capacitación del personal de salud en manejo clínico, diagnóstico diferencial, triaje o clasificación y notificación a través del SNVS de pacientes afectados por la enfermedad. Y garantizar que los establecimientos de salud del municipio se encuentren notificando en forma oportuna y regular a través del SNVS.

Fuente:

  • Ministerio de Salud de la Nación: www.msal.gov.ar
  • Organización Panamericana de la Salud: www.paho.org
Consulte el artículo completo haciendo click aquí .
volver

Listado de Obras Sociales Vigentes