años

Bioquímica, conciencia y tecnología

Noticias para Profesionales

Avances en el tratamiento de la enfermedad de Chagas

La enfermedad de Chagas es endémica en América y afecta a más de 20 millones de personas, produciendo alrededor de 7.000 muertes anuales por complicaciones a largo plazo, que incluyen insuficiencia cardíaca y otras afectaciones severas.

 tratamiento chagas

Sólo existen dos drogas consideradas efectivas contra la enfermedad, benznidazol y nirfutimox, pero hay muy poca información sobre su farmacología, que es más preocupante en pediatría. Sin embargo, estas drogas están en uso clínico desde hace más de 40 años.

Un estudio hecho por el equipo interdisciplinario de investigadores del Servicio de Parasitología Chagas del Hospital General de Niños ‘Dr. Ricardo Gutiérrez’ de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, y la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad de La Plata, con el apoyo de la Comisión Nacional Salud Investiga, del Ministerio de Salud de Argentina, el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y la Iniciativa Medicamentos para Enfermedades Olvidadas (DNDi) demuestra que el benznidazol, una de las drogas consideradas efectivas contra la enfermedad de Chagas, es efectivo en el tratamiento a niños, a pesar de tener menores niveles de este medicamento en sangre a los reportados en adultos.

“Se realizó un primer estudio pediátrico del benznidazol, la principal droga para el tratamiento de la enfermedad de Chagas, para evaluar cómo se absorbe, se distribuye a los tejidos, se metaboliza y se elimina del organismo. Los resultados del estudio mostraron concentraciones de éste medicamento en sangre en niños inferiores a las que se habían observado en adultos. A pesar de las concentraciones más bajas, los niños respondieron muy bien al tratamiento, con muy pocos eventos adversos”, explica Facundo García Bournissen, investigador adjunto del CONICET en el Servicio de Parasitología Chagas del Hospital Gutiérrez, y quien llevó a cabo la investigación.

El análisis realizado mostró que las concentraciones de benznidazol en sangre en los adultos son muy superiores a los niños, y se especula que podría tener una relación con la incidencia de los eventos adversos. Esto hace suponer que una menor cantidad de dosis en adultos resultaría eficaz y al mismo tiempo mejoraría su perfil de seguridad, tema actualmente en análisis.

“Nuestro objetivo sería aplicar lo que encontramos en los niños a los adultos. Los niños y adultos reciben la misma dosis de benznidazol por kilo de peso. En chicos menores de siete años se encontraron concentraciones más bajas en sangre que en adultos, y en menor incidencia de eventos adversos”, resalta Bournissen.

Fuente: Reporte Epidemiológico de Córdoba

volver

Listado de Obras Sociales Vigentes