ISO 9001 “Gestión de la Calidad” - ISO 14001:2005 “Gestión Ambiental” - Integramos la Red Nacional de Laboratorios de SENASA con habilitación N° L 0035 - Integramos la red Provincial de laboratorios de Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible OPDS con habilitación N° 007 - Acreditación de ensayos en el área de Alimentos y Medio Ambiente por el OAA Organismo Argentino de Acreditación bajo Normas ISO 17025. - E.N.R.E. - Ente Regulador de Electricidad

Noticias para Pacientes

Día del Médico

El Día del Médico, en América, fue decretado en 1933, en el Congreso Médico reunido en Dallas, Texas, e instituido en homenaje al nacimiento del médico Carlos Juan Finlay y Barrés (Camagüey, Capitanía General de Cuba, España, 3 de diciembre de 1833 – La Habana, Cuba, 19 de agosto de 1915).

finlay

Finlay fue el más profundo, talentoso e intenso investigador de la fiebre amarilla, y por sus análisis y estudios llegó a la conclusión de que la transmisión de la enfermedad se realizaba por un agente intermediario.

Existe una anécdota que dice que, estando una noche rezando el rosario, le llamó la atención un mosquito zumbando a su alrededor. Entonces fue cuando decidió investigar a los mosquitos.

Con los medios aportados por la comisión mixta hispano-estadounidense, fue capaz de identificar al mosquito Aedes aegypti como el agente transmisor de la enfermedad. Sus estudios lo llevaron a entender que era la hembra fecundada de esta especie la que transmitía la fiebre amarilla.

En 1881 fue a Washington DC como representante del gobierno colonial ante la Conferencia Sanitaria Internacional, donde presentó por primera vez su teoría de la transmisión de la fiebre amarilla por un agente intermediario, el mosquito. Su hipótesis fue recibida con frialdad y casi total escepticismo. Solo fue divulgada por una modesta revista médica de New Orleans a través del Dr. Rudolph Matas, recién graduado en medicina, quien había participado en la comisión mixta hispano-norteamericana en calidad de intérprete, por ser hijo de españoles.

De regreso a Cuba, en junio de 1881, realizó experimentos con voluntarios y no solo comprobó su hipótesis, sino que descubrió también que el individuo picado una vez por un mosquito infectado, quedaba inmunizado contra futuros ataques de la enfermedad. De ahí nació el suero contra la fiebre amarilla. En agosto de ese mismo año presentó ante la Academia de Ciencias Médicas de La Habana su trabajo de investigación fundamental: ‘El mosquito hipotéticamente considerado como agente transmisor de la fiebre amarilla’, en el que describía los detalles, las características y los hábitos del mosquito y anunciaba la trascendente experiencia del contagio en personas: “Cinco casos en los cuales, por una sola picadura de mosquito, se reprodujo la enfermedad”, decía.

Tras la lectura de Finlay hubo silencio total en el auditorio, y los académicos se retiraron uno a uno. Y hubo que esperar 19 años para que la IV Comisión Americana para el Estudio de la Fiebre Amarilla (integrada por Reed, Carroll, Agramonte y Lazear) se dispusiera a comprobar si la teoría de Finlay era cierta. En 1901, la comisión confirmó y amplió las ideas de Finlay, que dieron las bases para la prevención por medio de la lucha contra los mosquitos, dejando atrás la idea de que el mal se transmitía por la ropa o por los objetos que hubieran estado en contacto con los enfermos.

El Dr. William Crawford Gorgas, médico militar que había tratado, sin conseguirlo, de erradicar la fiebre amarilla en Santiago de Cuba, fue nombrado Jefe Superior de Sanidad en La Habana en diciembre de 1898. A iniciativa de Finlay creó una Comisión Cubana de la Fiebre Amarilla que, siguiendo las indicaciones del médico cubano, combatió al mosquito y aisló a los enfermos. En sólo siete meses había desaparecido la terrible enfermedad de Cuba.

Gorgas fue finalmente enviado a sanear el Istmo de Panamá a fin de poder completar la construcción del canal; allí aplicó los mismos principios indicados por Finlay, lo cual permitió terminar esta gran obra de ingeniería. Una placa en el propio Canal de Panamá reconoce la contribución de Finlay en el éxito de esta obra.

La importancia del descubrimiento de Finlay radica en que se trata de la primera infección humana en que se demostró la intervención causal de un virus y la transmisión de éste por la picadura de un insecto.

En Argentina se festeja este día por iniciativa del Colegio Médico de Córdoba, avalada por la Confederación Médica Argentina, y oficializada por decreto del Gobierno en 1956.

Link de Interés haciendo click aquí

  • Rivadavia 3343
  • Tel.Fax: 0223 410 4820 al 27 ó 475 3855
  • 7600 Mar del Plata - Argentina
  • Avellaneda 1286
  • Tel.: 0223 486 1845
  • 7600 Mar del Plata - Argentina
  • Magallanes 3019
  • Tel: 0223 489 7704
  • 7600 Mar del Plata - Argentina
  • Av. Constitución 4773
  • Tel.: 0223 471 2100
  • 7600 Mar del Plata - Argentina
  • Av. Colón 2174
  • Tel.: 02291 480248
  • Otamendi - Argentina

Laboratorios en colaboración para la resolución de muestras de Alta Complejidad, Genética Molecular y/o de Alimentos y Medio Ambiente

  • Villa Gesell Instituto de Análisis
  • Paseo 118 nº 357
  • Tel.: 02255 47 6515
  • Villa Gesell - Argentina
  • Laboratorio de Análisis Clínicos Medicomp.
  • Calle: 15 de Abril Esq. Cnel. Delgadillo. Planta Baja.
  • Tel.(591) 4 6636790
  • Fax. (591) 4 6668615
  • Cel. (591) 71860232
  • Tarija - Bolivia
  • Sistemas Genomicos
  • Parque Tecnológico de Valencia
  • Ronda G. Marconi, 6 - 46980 Paterna
  • (Valencia) España
  • BairesLab
  • Entre Rios 2043
  • Capital Federal - Argentina
©Copyright - 2004-2017 Fares Taie Instituto de Análisis Desarrollado por OSMOSIS