años

Bioquímica, conciencia y tecnología

Noticias para Pacientes

Semana Mundial de Concientización sobre el Uso de los Antibióticos 2017: 13 - 19 de noviembre de 2017

La Semana Mundial de la concientización sobre el uso de los antibióticos tiene como objetivo generar conciencia sobre la resistencia de las bacterias a los antibióticos a nivel mundial y promover prácticas óptimas entre el público en general, los trabajadores sanitarios y los encargados de la formulación de políticas para evitar la aparición y expansión de la resistencia a los antibióticos.

El lema de este año es: «Pida asesoramiento a un profesional sanitario calificado antes de tomar antibióticos». Los antibióticos son un recurso sumamente valioso, de modo que es importante asesorarse adecuadamente antes de tomarlos. Mediante el uso responsable de antibióticos no solo se obtendrá el mejor tratamiento, sino que también se contribuirá a reducir la amenaza de la resistencia a los antimicrobianos.

La resistencia a los antibióticos es hoy una de las mayores amenazas para la salud mundial, la seguridad alimentaria y el desarrollo. Puede afectar a cualquier persona, sea cual sea su edad o el país en el que viva.

La resistencia a los antibióticos es un fenómeno natural, aunque el uso indebido de estos fármacos en el ser humano y los animales está acelerando el proceso.

Cada vez es mayor el número de infecciones —por ejemplo, neumonía, tuberculosis, septicemia y gonorrea— cuyo tratamiento se vuelve más difícil debido a la pérdida de eficacia de los antibióticos. Además la resistencia a los antibióticos prolonga las estancias hospitalarias, incrementa los costos médicos y aumenta la mortalidad.

La resistencia a los antibióticos está poniendo en riesgo los logros de la medicina moderna. Si no disponemos de antibióticos eficaces para prevenir y tratar las infecciones, los trasplantes de órganos, la quimioterapia y las intervenciones quirúrgicas se volverán cada vez más peligrosos.

 

Introducción

Los antibióticos son medicamentos utilizados para prevenir y tratar las infecciones bacterianas. La resistencia se produce cuando las bacterias mutan en respuesta al uso de estos fármacos.

Son las bacterias, y no los seres humanos ni los animales, las que se vuelven resistentes a los antibióticos. Estas bacterias farmacorresistentes pueden causar infecciones en el ser humano y en los animales y esas infecciones son más difíciles de tratar que las no resistentes.

Es necesario que se cambie urgentemente la forma de prescribir y utilizar los antibióticos. Aunque se desarrollen nuevos medicamentos, si no se modifican los comportamientos actuales, la resistencia a los antibióticos seguirá representando una grave amenaza. Los cambios de comportamiento también deben incluir medidas destinadas a reducir la propagación de las infecciones, a través de la vacunación, el lavado de las manos, la seguridad de las relaciones sexuales y una buena higiene alimentaria.

 

Alcance del problema

La resistencia a los antibióticos está aumentando en todo el mundo a niveles peligrosos. Día tras día están apareciendo y propagándose en todo el planeta nuevos mecanismos de resistencia que ponen en peligro nuestra capacidad para tratar las enfermedades infecciosas comunes. Un creciente número de infecciones, como la neumonía, la tuberculosis, la septicemia o la gonorrea, son cada vez más difíciles —y a veces imposibles— de tratar, a medida que los antibióticos van perdiendo eficacia.

En los países donde los antibióticos se pueden adquirir sin receta médica para uso humano o veterinario, la aparición y propagación de la farmacorresistencia empeora. Y es en esos mismos países, que en general carecen de directrices terapéuticas normalizadas, el personal sanitario y veterinario tiene tendencia a prescribirlos —y la población general a consumirlos— en exceso.

Si no se toman medidas en forma urgente, el mundo está destinado a una era post-antibióticos en la que muchas infecciones comunes y lesiones menores volverán a ser potencialmente mortales.

 

Prevención y control

La resistencia a los antibióticos se acelera con el uso indebido y abusivo de estos fármacos y con deficiencias en la prevención y control de las infecciones. Se pueden adoptar medidas en todos los niveles de la sociedad para reducir el impacto de este fenómeno y limitar su propagación.

La población general puede:

  • Tomar antibióticos únicamente cuando los prescriba un profesional sanitario certificado.
  • No demandar antibióticos si los profesionales sanitarios no lo creen necesario.
  • Seguir siempre las instrucciones de los profesionales con respecto al uso de los antibióticos.
  • No utilizar los antibióticos que le hayan sobrado a otros.
  • Prevenir las infecciones lavándose las manos, preparando los alimentos en condiciones higiénicas, evitando el contacto íntimo con enfermos, manteniendo relaciones sexuales seguras y manteniendo las vacunaciones al día.

Los planificadores de políticas pueden:

  • Poner en práctica planes nacionales de acción para hacer frente a la resistencia a los antibióticos.
  • Mejorar la vigilancia de las infecciones resistentes a los antibióticos.
  • Reforzar las políticas, los programas y la aplicación de las medidas de prevención y control de las infecciones.
  • Reglamentar y fomentar el uso y la eliminación apropiada de medicamentos de calidad garantizada.
  • Informar sobre el impacto de la resistencia a los antibióticos.

Los profesionales de la salud pueden:

  • Evitar las infecciones velando por el lavado de manos, y la limpieza del instrumental y el entorno.
  • Prescribir y dispensar antibióticos sólo cuando sean necesarios, de acuerdo con las normas en vigencia.
  • Notificar las infecciones resistentes a los antibióticos a los equipos de vigilancia.
  • Informar a los pacientes sobre cómo tomar los antibióticos correctamente, la resistencia a estos fármacos y los peligros de su uso indebido.
  • Informar a los pacientes sobre cómo se pueden prevenir las infecciones (por ejemplo, vacunándose, lavándose las manos, manteniendo relaciones sexuales seguras o cubriéndose la boca y la nariz al estornudar).

El sector de las empresas de salud puede:

  • Invertir en la investigación y desarrollo de nuevos antibióticos, vacunas, productos diagnósticos y otros instrumentos.

El sector agrícola puede:

  • Administrar antibióticos a los animales únicamente bajo supervisión veterinaria.
  • No utilizar antibióticos para promover el crecimiento ni para prevenir enfermedades.
  • Vacunar a los animales para reducir la necesidad de antibióticos y utilizar alternativas a estos siempre que las haya.
  • Fomentar y aplicar buenas prácticas en todos los eslabones de la producción de alimentos de origen animal y vegetal.
  • Fomentar la seguridad biológica en las granjas para prevenir las infecciones mediante la mejora de la higiene y el bienestar de los animales.

 

Plan de acción de la Organización Mundial de la Salud

La lucha contra la resistencia a los antibióticos reviste alta prioridad para la OMS. La Asamblea Mundial de la Salud aprobó en mayo de 2015 un plan de acción mundial sobre la resistencia a los antimicrobianos. Su finalidad es asegurar que se pueda seguir previniendo y tratando enfermedades infecciosas por medio de fármacos eficaces y seguros.

El plan de acción contiene cinco objetivos estratégicos:

  • mejorar la conciencia y la comprensión de la resistencia a los antimicrobianos
  • fortalecer el conocimiento a través de la vigilancia y la investigación
  • reducir la incidencia de infecciones
  • optimizar el uso de agentes antimicrobianos
  • asegurar la inversión sostenible en la lucha contra la resistencia a los antimicrobianos

Luego, en la Asamblea General de las Naciones Unidas de septiembre de 2016, los Jefes de Estado se comprometieron a abordar de forma amplia y coordinada las causas profundas de la resistencia antimicrobiana (RAM) en diferentes sectores, en particular los de la salud humana, la salud animal y la agricultura. Los países reafirmaron su compromiso de elaborar planes de acción nacionales sobre la RAM basados en el plan de acción mundial. La OMS está prestando apoyo a los Estados Miembros en este sentido.

 

Estrategia en Argentina

En la República Argentina, el Ministerio de Salud de la Nación ha iniciado un proyecto que persigue cumplir con los objetivos propuestos por la OMS. Este proyecto, englobado en el lema "Una Salud", pretende llevar adelante una estrategia que incluya todos los escenarios en los cuales se emplean antimicrobianos: salud humana, animal y agrícola.

Las autoridades del Ministerio de Salud de la Nación han convocado a aunar esfuerzos al Instituto ANLIS-MALBRAN, ANMAT, Programa REMEDIAR, INE, SENASA, INTA, Colegios de Veterinarios y Farmacéuticos, Universidades y  Sociedades Científicas.

La Sociedad Argentina de Infectología (SADI) tendrá un rol protagónico en dicho programa en la educación de los profesionales de la salud.

La lucha contra la resistencia a los antimicrobianos será encarada como una prioridad por las autoridades sanitarias, siendo éste un proyecto pionero en nuestra región.

Por ello, y con el propósito de implementar medidas concretas, se establece una Estrategia para el Uso Responsable de los Antimicrobianos y el Control de la Resistencia Antimicrobiana con los siguientes objetivos:

  • Retrasar o impedir la emergencia y diseminación de bacterias resistentes a través de la regulación y fiscalización de la comercialización de antimicrobianos, de la promoción del consumo responsable y prudente, y de la detección precoz y el control de las infecciones en hospitales y en establecimientos agropecuarios.
  • Fortalecer la vigilancia de la Resistencia y del uso de antimicrobianos
  • Promover la innovación en antimicrobianos, promotores del crecimiento no-antibióticos y pruebas diagnósticas para la identificación y la caracterización de bacterias resistentes.

La resolución oficial conjunta del Ministerio de Salud con el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, se encuentra publicada en el boletín oficial Nº 33.160 del 29/06/2015, como Resolución Conjunta 834/2015 y 391/2015.

 

Autoras: Dras. Leonor Guerriero y Lorena Keller.

Área de Bacteriología, Parasitología y Micología de Fares Taie Instituto de Análisis.

Contacto: bacteriologia@farestaie.com.ar

 

Bibliografia

 

 antibioticos

volver

Listado de Obras Sociales Vigentes