Seleccione Area

Análisis Veterinarios

Medicina Regenerativa: Aplicación en la Clínica Equina

El caballo de deporte es, por su propia condición de atleta, propenso a todo tipo de lesiones en su aparato musculoesquelético.

En la mayoría de los casos la recuperación suele pasar por largos periodos de reposo
absoluto y reintroducción paulatina del ejercicio, no siempre llegando al final del tratamiento a una recuperación satisfactoria para el jinete o el propietario.

Las recaídas, así como las recidivas, son comunes en un exceso de confianza por parte del entrenador, que al percibir una mejoría en el aspecto de la lesión, en el comportamiento del caballo y en ocasiones a causa de las prisas de la competición, adelantan los plazos y la lesión resurge.

En las últimas décadas se han desarrollado terapias alternativas al conservacionismo en cuanto al tratamiento de lesiones tendinosas, articulares, ligamentosas u óseas. Se basan en la inoculación autóloga o heteróloga de células, factores de crecimiento, proteínas, etc., que si bien no se ha demostrado que permitan acortar los plazos de la recuperación, sí hacen que la cicatrización del tejido lesionado sea más consistente y permita que la vuelta a la competición se haga de manera más fiable.

 

¿Qué es la medicina regenerativa?

Medicina regenerativa es el proceso de reemplazar o regenerar las células, tejidos u órganos dañados para conseguir restaurar o restablecer una función normal; bien sea:

  • Estimulando los propios mecanismos del cuerpo para reparar esos
    tejidos dañados mediante:
    células progenitoras o “células madre” (terapia celular) y moléculas activas: administradas solas (factores de crecimiento) ó secretadas por células (terapia de inmunomodulación)
  • Reemplazando la matriz extracelular dañada, permitiendo a la lesión a curar por sí misma o mejorando la acción de alguno de los mecanismos anteriores (mallas biológicas, scaffolds)
  • Reemplazándolos completamente por tejidos/órganos creados in vitro (ingeniería de tejidos)

El objetivo final de estas terapias es llegar a alcanzar una curación funcional total y pasar de la simple cicatrización a la completa regeneración.

 

¿Qué es el Plasma Rico en Plaquetas (PRP)?

Es un concentrado autólogo de plaquetas.

 

¿Por qué Plaquetas?

Porque las plaquetas contienen muchísimos factores de crecimiento, citoquinas y proteínas antiinflamatorias dentro de sus gránulos que, a la hora de ser activados externamente o internamente, los expulsan. Estos participan en la reparación de tejidos de diferentes maneras y poseen distintas acciones terapéuticas:

  • Curación y sanación de lesiones cutáneas y óseas
  • Recuperación y sanación adecuada de tendones y ligamentos
  • Cicatrización de heridas por medio de gel tópico
  • Efecto analgésico y antiinflamatorio

 

¿Cómo se obtiene el PRP?

El procedimiento de preparación de PRP es la etapa más crítica y con mayor influencia en el resultado final del tratamiento. La velocidad de regeneración del tejido dañado depende tanto de número como de la calidad de las plaquetas presentes en el producto final, por lo que es fundamental asegurar la integridad y esterilidad de las mismas.

Normalmente se extrae entre 50 y 55 ml de sangre entera de la vena yugular del equino a tratar y la misma se coloca en tubos citratados, seguidamente se remiten las mismas al laboratorio para su procesamiento.

Todo el procedimiento se realiza bajo condiciones de esterilidad empleando una campana de flujo laminar de Bioseguridad Clase II. La sangre se separa empleando centrifugas diseñadas para la preparación del PRP, las mismas mantienen una velocidad constante, suave y libre de vibraciones; aun a muy bajas revoluciones por minuto. Luego de la etapa de centrifugado, se obtiene una fracción que contiene los glóbulos rojos y blancos y otra que contiene el plasma y las plaquetas. Se efectúan recuentos seriados de plaquetas a distintas alturas de la columna de plasma para seleccionar la zona con mayor concentración. El rendimiento medio es de dos a cinco veces la concentración inicial de
plaquetas.

El PRP es alicuotado en fracciones de 1 ml en crio-viales estériles y el resto se recolecta como plasma pobre en plaquetas (PPP).

Todo este procedimiento se completa en una hora. El PRP y el PPP, así como el activador de los mismos, se le entregan al médico veterinario para que proceda a su aplicación dentro de las 2 horas posteriores a la extracción de sangre.

 

¿Qué beneficios se obtiene de su aplicación?

  • Minimiza el daño tisular y de los tejidos adyacentes.
  • Promueve la intensa neovascularización del tejido lesionado lo que ayuda a su nutrición, oxigenación y eliminación de metabolitos tisulares tóxicos.
  • Aumento de la celularidad asociado con el alineamiento de fibras tendinosas.
  • Recuperación tisular más temprana.
  • Remodelamiento adecuado de las fibras.
  • Mejor recuperación funcional del tejido lesionado.
  • Disminución del grado de renquera y efusión sinovial.

Por tratarse de plaquetas autólogas, es decir propias, la compatibilidad con el animal es del 100% no existiendo posibilidad de rechazo. Las muestras de sangre son extraídas en tubos estériles por sistema cerrado al vacío (Vacutainer) y se procesan bajo estrictas normas de esterilidad. El PRP actúa reforzando y complementando los mecanismos de
regeneración tisular normal, por lo tanto no existe riesgo de que se generen efectos secundarios no deseados.

El PRP ha sido utilizado exitosamente para el tratamiento de un gran número de patologías, es de fácil obtención y aplicación, no posee efectos secundarios indeseados; todas estas características hacen de ella una excelente herramienta terapéutica en la actualidad.

 

Autor: Dra. Ivana Viera

Contacto: veterinaria@farestaie.com.ar

PRP caballos

 

Noticias Pacientes

ver más noticias

Listado de Obras Sociales Vigentes